Entrevista con Cecilia Bona

Tuvimos la oportunidad de conversar con Cecilia Bona, quien lleva adelante el podcast Audiolibros por qué leer, donde en cada encuentro elige un texto literario y lo lee para sus oyentes. Ella además usa otras plataformas y redes sociales para la difundir lo que más le gusta, la lectura.

Tu eres influencer en el tema lectura. Se habla de una contradicción entre la llegada de (y la adicción a) las pantallas y la lectura, al menos como la conocíamos. En este sentido tu figura es interesante. Respecto a esto…

Sí, totalmente de acuerdo. Suena contradictorio, pero eso no hace más que elevar la dificultad del desafío: estoy en la pantalla (a donde está la mayoría actualmente) diciéndoles que se vayan de la pantalla a buscar un libro. ¡Y funciona! Van, lo leen y luego vuelven a compartirlo conmigo y la comunidad. Es un efecto que refuerza el carácter social de la red y hasta dónde podemos extenderla… en este caso es hacia afuera.

Tú has organizado El vagón de lectores en Buenos Aires, un evento super exitoso para promocionar la lectura. ¿En este sentido, nos puedes hablar de la escalabilidad de los medios digitales para la promoción cultural y su democratización?

Es un tema que me gusta mucho, dado que trabajo a ambos lados del mostrador. Mi rol profesional (periodista, productora) lo llevé a cabo siempre en medios de comunicación a la manera tradicional, aunque nunca fui una celebridad allí, sino su asistente. De hecho, tan tradicionales que soy de la época en la que era muy poco habitual que la creación de contenidos y el alcance fuera tan democrático (¡y eso que no soy tan vieja!).

Los medios digitales creados en los últimos años han logrado aplanar la montaña que había que escalar antes para llegar a una cima en la que había poco espacio. Eso es espectacular desde lo conceptual, porque ahora todos estaríamos en mejores condiciones de lograr distribuir nuestro mensaje. Pero… ¿es así realmente?

Ciertamente hay una verdad en ese planteo, aunque la brecha digital, la no democratización de los conocimientos tecnológicos y cualquier otra inequidad en la formación académica vuelven a desemparejar a los individuos que buscan dar un mensaje.

Volviendo a la pregunta, desde mi lugar de comunicadora aprovecho muchísimo mis herramientas y las de las redes sociales para amplificar el mensaje: quiero contagiar la pasión por leer.

¿Qué desafío particular encuentras en los medios digitales respecto a promocionar la lectura?

Por suerte llegué a los medios digitales cuando otros colegas ya estaban allí hablando de libros, por lo que el público ya tenía desarrollada una receptividad hacia el tema. Por supuesto que no le hablo a todos ni todos me quieren escuchar, así que el desafío más grande es salir a la cancha todos los días a conquistar a tu audiencia, a llamarla hacia tu trabajo.

Hablarle a los lectores en las redes puede no parecer un acierto, sin embargo en mi experiencia termina creándose una comunidad sólida que busca el espacio para charlar con otros lectores a los que les pasa lo mismo.

¿Es en este sentido podcast diferente? (de Instagram, por ejemplo)

Totalmente. En mi caso, el podcast que hago no es un episodio de radio sino cuentos leídos, por eso la audiencia que llega es tan amplia, a diferencia de Instagram o YouTube. Son dos objetivos distintos: en el podcast te cuento una historia -es más un “yo a vos”-, en las redes sociales te invito a formar parte de una comunidad -si bien sigo siendo la cara de Por qué leer, la intención es enriquecernos con las experiencias lectoras de todos-.

La gente que escucha mis cuentos en realidad está leyendo. Por supuesto que antes y después de la historia aparece mi voz invitándolos a unirse a las redes, pero las estadísticas me muestran que no todos se vuelcan a seguirme, sino que muchos lo hacen sólo en Spotify, por ejemplo.

¿Qué cuestiones te ha habilitado podcast en cuanto a comunicación que estaban limitadas anteriormente?

Respuesta rotunda: llego a todo el mundo. Mi voz está en los oídos de miles de personas a diario que me hacen viajar por los 5 continentes. Lo digo y se me eriza la piel.

Mi trabajo consiste en seleccionar el cuento, grabarlo, editarlo y publicarlo. Pero en ese momento del click final no sé qué pasará con eso. Los algoritmos lo distribuyen, la gente me elige (a veces por una sola vez, algunos son fieles oyentes), y ahí estamos, por unos minutos de una punta a la otra, sin conocernos, manteniendo una intimidad que solo una historia puede brindar. Es realmente mágico.

¿Qué cuestiones no te ha facilitado o qué límites encuentras en este soporte?

Por el momento, me cuesta dinero. Es costoso pagar el servidor que distribuye el RSS a las plataformas de podcast más conocidas y peor aún, te cobran más (¡mucho más!) si querés que tus audios salgan en calidad alta. Por ahora, no puedo pagar ese costo y lo que subo no suena exactamente como quisiera. Me apena.

La solución que encontré fue abrir una cuenta de Patreon para recibir aportes económicos de aquellos que quieran patrocinar mi trabajo. No tuve gran respuesta, pero es todo muy incipiente.

¿Cómo ves el futuro del medio que si bien es digital pero esta vez sin pantalla?

El podcast es, en verdad, un hijo (¿no deseado?) de la radio tradicional que, a su vez, es la sucesora directa de los pregoneros que daban las noticias a todo el pueblo en la plaza y que, definitivamente fueron los herederos de los contadores de historias. A los humanos nos gusta que nos cuenten, que nos hablen, que nos comuniquen. Esto no va a dejar de ser así porque las historias nos alimentan; las voces de otros nos nutren. Somos seres sociales y eso nos mueve a juntarnos, a buscarnos.

¿Otro podcast que recomiendes en tu área?

Me gusta mucho Señaladores, un podcast que dejó de producirse pero sigue online, en el que Eugenia Zicavo y Nicolás Artusi proponían un club de lectura no presencial. Semana a semana anunciaban qué libro estarían leyendo para que los oyentes pudieran leerlo a la par y reflexionar con ellos en el siguiente episodio. Es excelente. Me ha ayudado mucho a reinterpretar libros.

Y amo escuchar a Hernán Casciari leer sus propios cuentos. Hace unos días subió 125 historias.

¿Y en otras disciplinas y ámbitos?

Me acompaña mucho Concha Podcast, hecho por mujeres sobre temáticas que nos atraviesan a todas las identidades femeninas. Disfruto las entrevistas de Dalia Gutmann en Tengo algo para decir. Y amo Gatocracia, un podcast para los amantes de los gatos, como yo.

Sobre Cecilia Bona

Cecilia Bona es periodista (graduada en TEA) especializada en producción. Emprendedora desde la infancia, es la tercera hija de una familia de seis hermanos que se criaron con una mamá muy lectora que les aseguró siempre libros alrededor, aún cuando el dinero escaseaba.

Como profesional se ha dedicado a producir programas de radio en una fm comunitaria barrial, en am Radio Mitre y fm Vorterix. Además, es gestora de contenidos en Malditos Nerds y Manijomio.

En el plano personal creó Avispados, un portal de noticias barrial. En 2018 nació Por qué leer, un espacio en el que trabaja fuertemente para hacer crecer con el objetivo de festejar y esparcir el placer por la lectura.

Por último, le interesa potenciar emprendimientos mediante el buen uso de la comunicación y difusión y hacia allí está enfocando nuevos proyectos personales.

Podcasts relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *