Formato, nombre y planificación para tu propio podcast

Entonces te has decidido a comenzar con tu propio programa. ¡Felicitaciones! Ya sabes por qué, para qué y para quiénes quieres hacerlo. Es momento de decidir el formato que quieres para tu podcast. En las siguientes líneas te presentamos algunas opciones.

Programa monográfico

Puedes elegir un formato en el que tú hablas de un tema determinado de manera monográfica. Esto significa que en cada episodio tomas un aspecto puntual de tu temática y lo desarrollas a lo largo del episodio. En este caso necesitas tener un guión bastante específico, en el que cuentas con una guía sobre todos los subtemas a tratar, el orden en que los abordarás y el tiempo que dedicarás a cada uno de ellos. Esta es una forma muy estructurada y muy segura de trabajar. Puedes seguir una línea episodio tras episodio o también puedes hacer tus emisiones sin solución de continuidad. Un gran ejemplo de esto son los programas sobre historia. La mayoría de ellos no tienen un orden cronológico ni relación de dependencia o secuencia entre los episodios inmediatos, lo que es notorio en esta disciplina.

Programa de entrevistas

Este tipo de podcast también requiere planificación pero de otra manera. Debes programar a quién vas a entrevistar, cuándo y cómo. Necesitas saber que vas a tener acceso a al menos cinco personalidades de tu área o que tengan algo que agregar a tu programa para las próximas emisiones. Es bueno contar con una reserva de invitados y de programas grabados, así no comprometes tu frecuencia en caso de que ocurra algo inesperado tanto para ti como para el entrevistado. Esto demanda trabajo de networking, y llamados hasta establecer día y hora. Si tú y el entrevistado van a estar en el mismo recinto, es preciso concertar dónde van a grabar. De no ser así, deben acordar por medio de qué aplicación harán la llamada. Previo a la entrevista, tienen que planificar las líneas de la entrevista. Es bueno que converses esto con tu entrevistado. ¿Él o ella ha publicado un libro últimamente? Pues entonces será interesante que dialoguen sobre ello. ¿Hay alguna pregunta que él o ella prefiere evitar? Pues también es importante estar en sintonía. Desde ya, es importante que te actualices respecto a su carrera, desempeño profesional, sus últimas intervenciones públicas, etc. Si vas a tener un podcast de entrevistas, éstas deben ser buenas y esto no sólo depende de tener los mejores invitados.

Podcast en formato de magazine

¿Te has decidido a hacer un podcast pero muchas veces te gusta trabajar en equipo y sabes que tus amigos o colegas también tienen cosas muy interesantes para decir? ¡Enhorabuena! Puedes convocarlos para contribuir con distintas secciones de tu programa. No sólo hará que tu podcast sea más dinámico y podrás delegar parte de la generación de contenidos a ellos, sino que uno de los principales beneficios de esta práctica será que sumarán oyentes y ámbitos de influencia entre todos. Seguramente todos los que participen o cooperen en tu podcast le darán difusión entre su grupo familiar, su ámbito laboral y sus redes sociales.

Nombre, descripción, categoría y palabras clave

Ya sabes el objetivo, el tema y el formato. Es hora de trabajar con un poco más de profundidad en el plan. Debes pensarte un nombre para tu programa. Ten en cuenta que esto es lo que leerá la audiencia en una lista más larga de opciones en su aplicación de podcast. Entonces tiene que ser un nombre atrapante y atractivo pero específico, sin ser muy largo. ¿Ya eres una personalidad reconocida en tu ámbito profesional? Entonces va a ser interesante que tu nombre aparezca en el del podcast. ¿Trabajas sobre un tema muy novedoso y específico? Seguramente esto atraerá a una audiencia de nicho que estaba esperando la llegada de una emisión como la tuya. Además del nombre, es bueno también pensar la descripción de nuestro programa y las palabras clave. No solo funcionan como meta data para que los oyentes nos encuentren, sino que también nos sirven para orientarnos constantemente y no desviar el rumbo, víctimas del entusiasmo.

Frecuencia y duración de tu podcast

Debes decidir la frecuencia y la duración del podcast. Para elegir la primera debes decidir con seriedad cuánto tiempo puedes comprometer para el programa. ¿Dispones de todo un día por semana para ello? Entonces puedes salir semanalmente. Publicar un podcast toma tiempo, no sólo la preparación del contenido (como vimos, independientemente del formato que elijas, siempre hay contenido que preparar) y el tiempo de grabación, sino también el que debes invertir en editar. Claro que ganarás habilidad con la práctica y probablemente tardes muchísimo más en editar tus primeras horas que las siguientes emisiones. Pero debes tener en cuenta que siempre requerirá trabajo (o dinero, si lo delegas). Lo importante es ser regular y consistente. Respecto a la duración de cada episodio, pues debe durar lo que tenga que durar, ni más ni menos. Una de las grandes ventajas de podcast respecto a la radio es que no tiene tiempos regulares acordados previamente. Por lo tanto, si un episodio tiene que extenderse más o menos que otro porque el tema necesita más tiempo o porque el entrevistado es un gran orador, pues bienvenido sea. Dicho esto, no significa que saltemos de episodio en episodio de cuatro a 120 minutos, porque tenemos que tener en cuenta que siempre hay expectativas por parte de los oyentes.

Producto mínimo viable

Ahora ya estamos listos para comenzar a preparar nuestro producto mínimo viable. ¿Qué es esto? Se trata de tener un par de episodios decentes para publicar. Muchas personas tienen un rasgo de su personalidad que les hace planear, refinar, perfeccionar todo lo que hacen a tal punto que jamás, o sólo muy tardía e ineficientemente, pueden publicar o comercializar algo. Si esperas tener cien episodios del mejor programa del planeta para empezar a subirlos, será mejor revisar esta postura porque entonces nunca podrás ponerlo en línea. Probablemente seamos muy críticos con nosotros mismos y nuestro producto nos parezca horrible, pero si lo ponemos en línea, podremos someterlo a la crítica de nuestros familiares y amigos y veremos su respuesta y sus críticas, que nos ayudarán a continuar con nuestro proyecto.

En los próximos artículos te contaremos sobre los procesos de grabación y edición. Por ahora, ya puedes ir planeando tu programa! Pero recuerda, más importante que tener la fuerza para empezar algo, es tenerla para persistir y continuarlo.

Compartir: